Nos encontramos ante un tramo corto y fácil pero no por ello exento de gran belleza.

A lo largo de todo el recorrido, de perfil llano, disfrutaremos de un paisaje natural bastante uniforme, ya que transitaremos por zonas que no se ven afectadas por acantilados. Esta peculiar orografía nos permite observar la típica vegetación de la primera línea de mar, formada básicamente por plantas tolerantes a la salinidad. La vegetación se va transformando si nos adentramos hacia el interior, donde varía substancialmente al llegar a las playas de Santo Tomás, Atalis y Son Bou.

Siguiendo la senda, el recorrido brinda la oportunidad de conocer la belleza de la costa sur de la isla, en el tránsito entre dos importantes zonas de barrancos: la de Sa Vall y Es Bec.

Llegando al extremo más oriental del tramo, podemos cruzar por el fondo del barranco de Sa Vall, que nos permitirá disfrutar de una perspectiva interior privilegiada, además de la exuberante vegetación típica de las zonas húmedas que forma el barranco de Es Bec.

Distancia: 2.93 km

Dificultad: media

Servicios turísticos: encontraréis alojamientos turísticos, bares, restaurantes y supermercados en Cala Tomás y Santo Tomás.